Hoy mataron a un hombre en Mesopotamia

Hoy mataron a un hombre en Mesopotamia con una bola de fuego caída del cielo. Las reacciones del mundo me hicieron acordarme de este pasaje:

Reyes 18:24

‘Entonces invocad el nombre de vuestro dios, y yo invocaré el nombre del nuestro; y el dios que responda por fuego, ése es Dios. Y todo el pueblo respondió y dijo: La idea es buena.’

Purpúreo

Llévame hasta ese precipicio
donde los amantes se arrojan al abismo
cansados de amarrarse, cansados de sí mismos.
Agarra mi mano, seamos el escalofrío
seamos el tartamudeo de nuestros nervios
generemos una brecha espacio-tiempo
entre nuestros temblorosos dedos
que desvanezca nuestros cuerpos,
antes de ser purpúreo riachuelo
antes de ser fulgúreo suelo.

Poesía Califal el próximo lunes

A todos los que tenga un ratito y nada mejor que hacer este próximo lunes les invito a charlar pausadamente sobre la poesía cordobesa califal, apta para los eruditos y también los no iniciados.

Si os apuntáis al evento me facilitáis el recuento. Gracias.

https://www.eventbrite.com/e/82250454323

Doy un bocado al aburrimiento

Doy un bocado al aburrimiento,
se me hace bola en la boca,
no sabe igual que de pequeño;
se me deshacen restos de metas
no cumplidas con trazas de rutina.
Doy un bocado al aburrimiento,
cada día, como única comida,
como único alimento.

Las charlas motivacionales son el primer causante de suicidios en nuestra sociedad.

Hasta el hastío de vendedores de sueños
en atriles de frivolidad,
conocedores
de que no les quedan existencias
de una realidad sin maltrato
endulzada, exenta de verdad
con eslóganes baratos.

Dedíquenselo a quien no pudieron. Es lo más corto y bello que escribiré en mucho tiempo.

Mi mayor frustración como poeta,
que arrastro desde hace años
cuando me planteaste
el siguiente problema:

Me pediste un poema,
fracasé como profeta
predicando el verbo
de tu inenarrable belleza.

852. II

Anoche los cristianos replicaron
sus campanarios
tardamente extraños
extrañamente altos
enmudecieron a los muecines y sus cantos
Los sefardíes sus cascabeles han atado
con claveles ataviados para
respetar el llanto
altamente cómplices
complacientemente alterados
por una quinceañera mozárabe
de cuerpo decapitado, con su santo
cabello aireado de flor de naranjo
y sus iris cristalizados de visiones
de dioses equivocados
arrojados a los perros
sin extrema unción y sin relicario.

Esviscerado

Eres lo único que me seda
unívoco de mi rechazo a la obediencia
de continuar en la existencia.
Eres mi resilencia de los estigmas
de la bestia que niega la vida
que supura y riega la herida,
esviscerado
para hacértelo más fácil
el apiadarte de este alguacil
de pensamientos extraños
que hace un tiempo se colgó
de la garganta
para no molestar al rebaño,
suspendido en la entreplanta
del parasiempre, la indiferencia
y sus aledaños.

Pseudoabasiofilia. Nuevas palabras para nuevos comportamientos humanos.

Pseudoabasiofilia
Del griego antiguo

ψεῦδο (psaeudom,»falso»)
ἀ- (a, «sin»)
βάσις (basis, «paso»)
y φιλíα (philia, «amor»)

Comportamiento de falsa atracción
hacia una persona con minusvalía
para subir una foto a Instagram.

Ejemplo:

Todos bailaron con él y se echaron muchas fotos.
Pero al final de la noche fui el único
que lo acompañó a casa para ayudarle a subir los
escalones del portal.

La luna se aburre

La luna tímida y aburrida espera

La luna tímida y aburrida espera
que le saque una sonrisa.
Jugando con la estrellita
marco un punto .
y aparte encima de tu vista.

Otras dos luces escapan
de dos persianas, enojadas
por ser la compañía barata
de almas en paro solitarias.

La última luz está a solas
buscando seducir con rojo a mi oscuridad.
Dejémoslo aquí lucero coqueto
o la luna te matará de celos por
no ser el punto y final.

Acto Dos: La Ira

Te amo con odio antes de que nacieras
Antes de los profetas, de los jinns y del demonio
Antes de que se crearan las estrellas
mi energía solo fue concebida para pensarte
mi alegría solo fue convencida para mentarte
para contar tus horas
para escribirte odas
para tejer con suspiros la soga
de mis alveolos infestos de tu aroma.
Por ello me mientes
por ego tengo miedo
por eso no entiendes
el acto de fe de este rezo.
Te adoro con odio antes de tener conciencia
antes de los relojes
eres mi opio, mi nirvana, mi ciencia
antes del tiempo
antes de las milésimas
de las mismísimas vísceras de las moléculas
te idolatro con odio por tu existencia
con mi dolor en trance orando
a tu divina indiferencia.


Lo inerte

Soy la hebilla 
de la correa de mi padre.
Soy la cicatriz 
de mi hermano en su cuello.
Soy los pañuelos empapados 
de mi madre.
Soy la bala 
al lado del corazón de mi abuelo.
Soy el veneno 
que paró los pulmones de mi perro.
Soy la camisa
ensangrentada de mi amigo muerto.
Yo soy todo lo inerte
y su cobarde duelo.

Acto Uno: La negación

Te quiero feliz, lejos de mí
alejados en los años, donde los recuerdos
ya insípidos y en esencia son solo aroma
Te quiero feliz, sin hacerte reír
casi olvidado, contraído, casi en coma,
con hambre de calendario, pero saciado de mi miseria
neutro, ensimismado, hilando mi gris materia.
Te quiero feliz con los hijos que nunca te di
Arrugándonos juntos en mi memoria
pensamientos huérfanos de promesas migratorias.
Relojes que no perdieron el tiempo en nuestra trayectoria.
Atrincherados antes del ‘sí quiero’,
con demasiada pena sin demasiada gloria.
Te quiero feliz, lejos de mí.