Dedíquenselo a quien no pudieron. Es lo más corto y bello que escribiré en mucho tiempo.

Mi mayor frustración como poeta,
que arrastro desde hace años
cuando me planteaste
el siguiente problema:

Me pediste un poema,
fracasé como profeta
predicando el verbo
de tu inenarrable belleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *