Una nube asedio la ciudad y el sol nos dio una tregua

Hay una nube sin agua
que apacigua la urbe,
con su gris obligado
enfría exhaustos ciudadanos,
distraídos dela condena
de ser del sur del planeta
durante sudorosos veranos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *