Purpúreo

Llévame hasta ese precipicio
donde los amantes se arrojan al abismo
cansados de amarrarse, cansados de sí mismos.
Agarra mi mano, seamos el escalofrío
seamos el tartamudeo de nuestros nervios
generemos una brecha espacio-tiempo
entre nuestros temblorosos dedos
que desvanezca nuestros cuerpos,
antes de ser purpúreo riachuelo
antes de ser fulgúreo suelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *